historia
internacionales
campos
balance en 1ª división
clasificación y récords en 1ª div.
temporda actual
palmarés
extranjeros
goleadas
balance en 2ª división
más partidos jugados
R. Oviedo B
presidentes
goleadores
COPA
balance en 2ª B y 3ª división
derbies
himno/escudo
entrenadores
goles históricos
promociones
balance en el campeonato regional
El Requexón
baúl de recuerdos

VUELVE LA PROMOCIÓN Y SE RETORNA A PRIMERA

alineación 4/06/1988
 
DE PIE: Zubeldia, Luis Manuel, Gorriarán, Sañudo, Bango, Tomás
AGACHADOS: Hicks, "Berto", Juliá, Murúa y Carlos; LUIS SITJAR (4/06/1988)

            Tras veinte años de ausencia, en la temporada 1987/88 se recuperó el sistema de la promoción para decidir dos plazas en 1ª división. Los tres ascensos directos fueron sustituidos por dos, acompañados de dos eliminatorias de promoción.

            Cuando comenzó la temporada, ni la ilusión que supuso la contratación del nuevo entrenador con el retorno de Vicente Miera hizo pensar que los cambios en el sistema de ascenso, recuperando una promoción que no se disputaba desde la temporada 1967/68, iban a afectar a los oviedistas. Se afrontaba un proyecto al menos a medio plazo que permitiese crear una base sólida para intentar el salto de categoría más adelante. No en vano la entidad estaba viviendo la época más gris de lo que llevaba de existencia con un triste deambular por la zona baja de la 2ª división temporada tras temporada desde el que había sido último descenso desde la división de honor en la temporada 1975/76. En ese largo periodo de tiempo que ya superaba la década, junto a una caída al abismo de la 2ª "B", sólo se habían tenído opciones de ascenso en una temporada. Además se acaba de salvar el retorno a la 2ª "B" merced a una reestructuración de categorías realizada la temporada anterior.

            Pero el comienzo fue muy bueno, llegándose a ocupar el liderato. Pese a un ligero bajón, se estuvo toda la temporada en la zona alta y el objetivo del ascenso se empezaba a ver como algo real. Málaga y Elche cobraron cierta ventaja y ocuparon las dos plazas de ascenso directo, terminando los oviedistas cuartos, tras el Castilla que, como filial, no podía ascender. Fue cuando se lamentó el cambio de sistema, ya que con el anterior se habría logrado la tercera plaza de ascenso directo.

            Había que afrontar la promoción y el rival parecía bastante superior: el R. Mallorca, con una nómina de jugadores en plantilla que hacía difícil comprender cómo se encontraba en la tesitura de tener que luchar por salvar la categoría. Además, el primer partido se habría de jugar en Oviedo, lo que parecía un inconveniente.

            En medio de un extraordinario ambiente, el 29 de mayo de 1988, más de 20.000 personas apoyaron a los azules en un encuentro lleno de emoción, roces, polémica arbitral y momentos inolvidables. Miera dispuso una alineación formada por ZUBELDIA, MURÚA, LUIS MANUEL, SAÑUDO, «VILI», «BERTO», TOMÁS, BLANCO, JULIÁ, HICKS y CARLOS. El capitán «VILI» abandonaría el campo por lesión en el minuto 40 (prácticamente sólo jugaría media hora más con la camiseta del Real Oviedo para debutar en 1ª división en la temporada siguiente) siendo sustituido por un jovencísimo BANGO. En el minuto 14 del segundo tiempo, JOSÉ relevaría a BLANCO.

            El R. Mallorca alineó a EZAKI, IZQUIERDO, JULIO LLORENTE, «PACO» BONET, GARCÍA CORTÉS, NADAL, LUIS GARCÍA, OREJUELA, ÁLVARO, HIGUERA y MAGDALENO. También jugarían «PEPE» BONET y BERNAL.

            Pese a la teórica superioridad de los bermellones, los oviedistas dominaron el encuentro de principio a fin, si bien el tiempo pasaba y el empate inicial no se movía.

            JULIÁ inauguró el marcador a once minutos del final del partido y cuando el encuentro tocaba a su fin, BANGO zancadilleó a HIGUERA en una de las contadas aproximaciones al área de su equipo y cometió un penalty que tendría que lanzarse dos veces por invasión del área antes de tiempo del mallorquinista BERNAL. Tanto la primera vez como en la repetición, GARCÍA CORTÉS marcó. Era el minuto 90 y parecía que el resultado de 1-1 iba a limitar mucho las opciones de ascenso. Pero en la última jugada, cuando pasaban 4 minutos del tiempo reglamentario, HICKS (que con JULIÁ y CARLOS "pichichi" de 2ª división con 25 goles aquella temporada— configuraban una línea atacante que fue bautizada como "los tres mosqueteros") centró un balón desde la banda derecha, casi a la desesperada, que el portero de los baleares, el marroquí EZAKI, despejó hacia la frontal del área, donde estaba CARLOS, quien conectó un espectacular cabezazo para alojar el balón en la portería ante el delirio del Tartiere.

            La épica con que se había logrado el 2-1 final hizo que se afrontase el partido de vuelta con muchas esperanzas, pese a que se era consciente de que el campo mallorquinista iba a ser un infierno para los azules (se calentó enormemente el recibimiento aprovechando polémicas del partido de ida) y de que la ventaja era mínima.

            Vicente Miera, quizás consciente de que la consecución del ascenso no era el objetivo marcado a comienzos de temporada, prefirió seguir contando con algunos jóvenes jugadores frente a otros más experimentados. Jugaron de mano: ZUBELDIA, MURÚA, LUIS MANUEL, SAÑUDO, GORRIARÁN, «BERTO», TOMÁS, BANGO, JULIÁ, HICKS y CARLOS. A poco para el final saltó al terreno de juego TOCORNAL sustituyendo a HICKS.

            El sábado 4 de junio de 1988 las calles de la ciudad de Oviedo quedaron casi desiertas. El partido era televisado para todo el país. El Luis Sitjar se llenó hasta la bandera y el ambiente era infernal para los carbayones, con contínuos lanzamientos de objetos desde la grada durante todo el encuentro.

            Pero la seriedad defensiva hizo que no hubiese goles. El 0-0 final era suficiente para rentabilizar el gol de CARLOS en las postrimerías del encuentro de ida. El ansiado ascenso se había logrado. Doce años después se retornaba a la 1ª división y la celebración resultaría memorable. Las calles de la capital se llenaron de júbilo de forma espontánea.

            Al día siguiente, el colapso que se formó en el trayecto entre el aeropuerto de Asturias y la capital superaría todas las previsiones. Varios cientos de miles de personas se echaron a la calle para homenajear a los protagonistas y celebrar el ascenso. Ya en el aeropuerto de Asturias se formaron grandes aglomeraciones que continuaron por todo el trayecto hasta Oviedo (el paso por Avilés resultó algo inenarrable), a cuya plaza del Ayuntamiento llegó la expedición con notable retraso para ser recibida por otra gran multitud.

            Era la primera vez que se ascendía sin ser campeón de segunda, pero el sexto ascenso, salvando las distancias que marca el tiempo, quizás sólo pueda compararse en cuanto al júbilo popular que llevó aparejado, con el primero de 1933.

 
recibimiento
 
la recepción concluyó en una plaza del Ayto. que presentaba este aspecto
 
PÁGINA PRINCIPAL