historia
internacionales
campos
balance en 1ª división
clasificación y récords en 1ª div.
temporda actual
palmarés
extranjeros
goleadas
balance en 2ª división
más partidos jugados
R. Oviedo B
presidentes
goleadores
COPA
balance en 2ª B y 3ª división
derbies
himno/escudo
entrenadores
goles históricos
promociones
balance en el campeonato regional
El Requexón
baúl de recuerdos

EL CAMPEONATO DE ASTURIAS

copa del campeonato 1924-25
 
trofeo del Campeonato de Asturias de la temporada 1924/25

            Hasta que en la temporada 1928/29 se comenzó a disputar en España el Campeonato Nacional de Liga, era la Copa del Rey (en rigor, Campeonato de España) el torneo en el que medían sus fuerzas los equipos. Desde que en 1902 dio inicio con motivo de la coronación de Alfonso XIII, los criterios para disputarlo fueron cambiando a medida que se iba reglamentando y se organizaba el mundo del fútbol para dejar de ser algo anecdótico llegado de las islas Británicas y convertirse en un deporte que comenzaba a calar profundamente en la sociedad española.

            Desde 1914 se adopta el criterio de que sean los campeonatos regionales (en algún caso mancomunados agrupando varias regiones) los que sirvan para que los equipos se ganen su derecho a participar en la Copa del Rey. El Campeonato de Asturias programa su nacimiento para la temporada 1916/17 y ésta es una breve reseña de su desarrollo:

 
1916/17 hasta 1924/25:

            En estas primeras ediciones sólo el campeón se clasifica para competir con equipos de todo el territorio nacional en la Copa del Rey Alfonso XIII y el desarrrollo resulta monótono por cuanto el claro dominador es el Sporting de Gijón, que se proclama campeón en todas ellas, si bien las dos primeras no tienen competición en 1ª categoría por falta de participantes y en la temporada 1918/19 la retirada del R. Stadium tras ser sancionado por alineación indebida en su encuentro frente al Racing de Gijón dejó únicamente en la lucha a éstos y al Sporting. Ya con una mayor participación de clubes, desde la temporada 1919/20 los dos equipos más representativos de la capital del Principado (R. Stadium y Deportivo Ovetense) destacan por sus duelos fratricidas y fracasan en su intento de desbancar al Sporting. La edición de la campaña 1924/25 pone fin a este dominio y el título viaja a Oviedo proclamándose campeón el Real Stadium Club Ovetense.

            Hasta este campeonato ganado por el R. Stadium, los únicos logros de los equipos ovetenses eran las victorias frente a los sportinguistas en algún partido, como las del R. Stadium en el Molinón por 1-3 en el campeonato 1920/21 o el 2-0 en Llamaquique en el de 1922/23, torneo éste en el que el Stadium alcanzó un relevante logro como fue terminar la competición igualado a puntos y forzar la celebración de un encuentro de desempate para decidir quien se alzaba con el título de campeón (caería por 3-1 en Madrid el 21 de marzo de 1923). Pero pese a que en los enfrentamientos directos ya no era extraño encontrar victorias de los equipos de la capital, principalmente cuando actuaban de locales (el Stadium batió de nuevo a los gijoneses en una ocasión durante las tres temporadas siguientes —una vez a domicilio y dos actuando como local y el Deportivo le endosó a los rojiblancos dos contundentes marcadores de 5-3 y 3-0 las temporadas 1922/23 y 1923/24 respectivamente) la victoria final en el campeonato regional se resistió hasta esta mencionada edición.

 

1925/26 hasta 1930/31:

            Pasan a clasificarse tanto el campeón como el subcampeón.

            En la temporada 1925/26 vuelve a lograr el título el Sporting. El R. Stadium no sólo no puede repetir la actuación de la edición anterior, sino que pierde hasta el subcampeonato, que va aparar a manos del Fortuna gijonés. El Deportivo Ovetense tiene una actuación muy desafortunada quedando entre los últimos clasificados y todo ello contribuye a que se agilice el proyecto de fusión, naciendo el Real Oviedo.

            La primera intervención del Real Oviedo (temporada 1926/27) decepciona pues sólo alcanza la tercera plaza (se repiten los dos primeros clasificados del año anterior) pese a tener un comienzo fulgurante. La baja del jugador LORENCES (que tuvo que abandonar la práctica del fútbol por enfermedad) junto con el partido frente al Sporting en el Molinón, el 5 de diciembre de 1926, supusieron un hundimiento que se prolongó tras la derrota sufrida en el mencionado encuentro (2-1), que era la primera. Sólo quedó el buen saber de boca de poder derrotar al Sporting en Teatinos, devolviéndole el mismo tanteador, el 13 de febrero de 1927.

            Las temporadas 1927/28 y 1928/29 supusieron los dos primeros títulos para los azules (con el Racing de Sama segundo la primera de ellas). Como no intervino el Sporting en la competición que supuso el primer título ovetense, tuvo que demostrar la supremacía en el fútbol asturiano (objetivo inicial de la fusión) desplazando a los sportinguistas a la segunda plaza en ese campeonato 1928/29.

            Pero las dos siguientes ediciones (1929/30 y 1930/31), volvieron a tener al Sporting como ganador quedándose en Oviedo sólo la segunda plaza.

 
1931/32:

            Se celebra un CAMPEONATO MANCOMUNADO ASTUR-CÁNTABRO con tres plazas en juego para la Copa del que resulta vencedor el OVIEDO F.C. (denominación del equipo durante la II República) tras sumar 17 puntos, relegando al Sporting, con 16, al segundo puesto. Tercero fue el Racing de Santander. El Club Gijón, el Stadium Avilesino y el Eclipse, eran los otros tres competidores.

 
1932/33 hasta 1934/35:

            El campeonato vuelve a tener ámbito exclusivamente asturiano y el dominio del Oviedo es insultante. Las goleadas se suceden y para un equipo que ya destaca en 1ª división, se le queda muy pequeña esta competición. En el partido clave que decidió el ganador del título 1932/33, los azules derrrotaron al Sporting por 5-3 (20/11/1932) destacando en los gijoneses un joven al que llamaban «HERRERITA». En el campeonato de la temporada 1934/35, sólo el campeón se gana su derecho a participar en la Copa (de la República estos años), teniendo que jugar el segundo clasificado una serie de eliminatorias de repesca para clasificar seis equipos que acompañasen a los diez vencedores de los distintos campeonatos regionales o mancomunados que había en juego. Fue un torneo muy especial, por cuanto comenzó enfrentando a los equipios asturianos con los gallegos, rompiéndose la mancomunidad tras los primeros partidos disputados durante el mes de septiembre de 1934, a causa de la revolución minera del mes de octubre. Se anularían los enfrentamientos ya disputados entre equipos de las dos regiones.

 

1935/36:

            Esta temporada se sucedieron los cambios. La Liga ya había tomando el mando en cuanto a repercusión e importancia. Se celebraron, tras varias agrupaciones, sólo seis campeonatos mancomunados cuyos triunfadores pasarían a jugar la Copa junto a otros diez equipos que saldrían de un muy complicado proceso clasificatorio y de méritos. Los equipos gallegos y asturianos disputan, esta vez sí, el CAMPEONATO MANCOMUNADO ASTUR-GALLEGO. Pese al aumento del nivel competitivo (Sporting, Celta, D. Coruña, Unión Sporting Vigo y Stadium Avilesino eran los rivales), el Oviedo vuelve a proclamarse vencedor sin mayores problemas (el 15 de septiembre de 1935 se paseó por el Molinón derrotando al Sporting por 0-5) y obtiene el que sería su séptimo título.

 

1939/40:

            Lógicamente la Guerra Civil suspende la celebración del campeonato (en 1939, sólo mes y medio después del final de la contienda bélica, se celebró la primera Copa del Generalísimo con una participación muy peculiar que tuvo en cuenta los pocos campeonatos regionales que se pudieron disputar entre los que no se encontraba el asturiano).

            El Campeonato de Asturias de esta temporada 1939/40 sería el último que se celebraría y serviría como los demás del resto del territorio—, como fase previa de la Copa. Resultó vencedor el R. Gijón (nueva denominación del Sporting durante la dictadura franquista) por cuanto el Real Oviedo no disputó esa temporada ninguna competición por la dispensa concedida en virtud del impracticable estado de su campo de juego por la secuelas del conflicto bélico. Sin embargo Oviedo tuvo presencia en la que fue la segunda Copa del Generalísimo a través de la Sportiva Ovetense, que tras ganarse en el campeonato regional su derecho a participar, quedó emparejada con el Celta de Vigo en 1/16 de final, quedando eliminada tras empatar 2-2 (12/05/1940) en la ida y perder 7-1 en la vuelta (19/05/1940).

            Desde la temporada 1940/41 los criterios clasificatorios para la Copa de España se fijaron en función de las clasificaciones de la Liga y se dejaron de disputar los torneos regionales o mancomunados (al menos tal y como estaban constituidos).

 
PÁGINA PRINCIPAL