historia
internacionales
campos
balance en 1ª división
clasificación y récords en 1ª div.
temporda actual
palmarés
extranjeros
goleadas
balance en 2ª división
más partidos jugados
R. Oviedo B
presidentes
goleadores
COPA
balance en 2ª B y 3ª división
derbies
himno/escudo
entrenadores
goles históricos
promociones
balance en el campeonato regional
El Requexón
baúl de recuerdos

DEBUT DE ISIDRO LÁNGARA CON SAN LORENZO

Lángara
Gasómetro
Besuzzo
 
Isidro Lángara
el viejo Gasómetro
Juan Bautista Besuzzo

            Aunque brillaba el sol en el puerto de Buenos Aires, la mañana había amanecido bastante fresca y en la explanada se frotaban las manos un puñado de dirigentes de San Lorenzo de Almagro que vieron bajar de un barco enorme a un hombre algo bajo, retacón, totalmente fuera de estado, que venía escapando de la guerra y no podían creer que ese gordito fuera el centro delantero que tanto había recomendado su compatriota y capitán del equipo: Angel ZUBIETA. Tras un viaje sin escalas, del puerto al Gasómetro, presentación al plantel y a trabajar...

            El domingo 21 de mayo de 1939 llegaba el choque entre San Lorenzo y River Plate y no se dudó en que fuese de la partida. LÁNGARA llegaba precedido de una gran fama por su actuación con España en el mundial de Italia. Era considerado una figura, quizás el mejor rematador del momento y resultaba atractivo su enfrentamiento con el arquero uruguayo de River BESUZZO, sin duda uno de los mejores porteros de su época en el continente americano.

            El Ciclón llegaba al clásico con River bastante caído, debido a una racha adversa de varios partidos sin ganar y esa tarde ese jugador esperado en el puerto quedaría para siempre en la historia y en el corazón de los Sanlorencistas. Gran expectativa. El Gasómetro ardía y al ver salir del túnel al jugador español, la gente comenzó a burlarse de él, le gritaban: "Gordo, volvé a España..." "y... ¿con éste le vamos a ganar a River?" LÁNGARA entró en la cancha con el físico de Centauro original, mezcla de Karadagian por arriba y de Tenenbaum por abajo. Una especie de ómnibus con cabeza, tronco y extremidades. Muchos, casi todos, sonrieron escépticamente preguntándose cómo cuernos podía jugar de delantero un tipo que venía con pinta de lechero retirado o de guapo de cine en las películas de Charles Chaplin.

            Comienza el partido y cuando nuestro héroe tocó la primera pelota, las burlas y las risotadas ya eran generales. A los 7 minutos hizo estallar a la tribuna azulgrana con un golazo espectacular poniendo en ventaja a su equipo; Carlos PEUCELLE empata 6 minutos después. A tal punto le costaba contener los avances del vasco a la defensa de River que el 10 de la banda roja, José M. MORENO bajó a recriminarle al central CUELLO: "al gallego éste lo matás vos o lo mato yo..." A los 15, 21 y 39 minutos el vasco lograba sendos goles para su equipo y ponía el resultado 4-1 cuando terminaba recién el primer tiempo. Los marcó de todas las formas (uno de certero cabezazo, otro desviando un balón con el hombro y los otros dos de potentes disparos: uno con la pierna derecha y el otro con la izquierda). ¡Un solo tiempo le bastó a este vasco testarudo para entrar en la idolatría de la hinchada de San Lorenzo! ¿El partido? Terminó 4-2 al descontar RONGO de penal.

            En la grada, presenciando el partido, estaba un pibe de 12 años seguidor de River que se quedó impresionado por la actuación de LÁNGARA hasta el punto de conservar durante muchos años la fotografía de prensa en la que se recogía el gol marcado rematando con el hombro. Ese niño no era otro que Alfredo DI STÉFANO.

 
Lángara con Besuzzo
revista GOLES
 
Besuzzo a los pies de Lángara
portada de la revista "GOLES" con Lángara anotando
 

            Isidro LÁNGARA había hecho esa tarde después de un viaje tremendo una masacre sin precedentes en el Gasómetro, pero aún hoy cuentan que hay quien todavía ve al fantasma de BESUZZO por Av. La Plata yéndolas a buscar al fondo de la red, eternamente...

 
NOTA: el periodista David Álvarez —biógrafo de Lángara— descubrió que había llegado a Buenos Aires en avión y no en barco y que el encuentro frente a River tuvo lugar un tiempo después de su llegada.
 
PÁGINA PRINCIPAL